El bolsillo ya no permite ciertos “gustos” en la mesa

La gente compra cada vez menos carne y gaseosas, los juzgan como “inaccesibles”. Mirá qué otros productos quedaron afuera de la mesa de los argentinos

Con pérdida de poder adquisitivo acumulado y a la espera de los acuerdos paritarios que se cerrarán en los próximos meses, el sector supermercadista arrojó en el mes de marzo una retracción interanual en ventas de 5,6%, mayor a la prevista. Como pudimos confirmar, tras recoger testimonios de algunos consumidores y observar los resultados obtenidos en una encuesta publicada en su sitio web que obtuvo más de 3.000 votos, el bolsillo ya no da para ciertos gustos y esa realidad se refleja en los ingresos de las grandes cadenas y almacenes.

FileAccessHandler.jpg

“Si bien se esperaba una caída en marzo en términos interanuales, la baja fue mayor que lo esperado”, analizó el titular de la consultora privada Scentia, Osvaldo Del Río, tras difundir los registros del mes de marzo. La merma del primer trimestre del año fue también del 5,6%, y en la comparación de marzo con febrero el resultado fue una baja del 4,1%.

En base a las ventas y al diversificar por rubro, la mayor caída fue la del área “alimentación“, según la consultora, que registró una contracción de 7,8%. Esta merma estuvo explicada, en parte, porque la celebración religiosa de Semana Santa el año pasado cayó en marzo, y este año, en abril.

En tanto, el segundo lugar lo ocupó el rubro de “perecederos y frío”, que se contrajo 6,7%; seguido de “limpieza de ropa y hogar”, que obtuvo 6,4% menos de ventas. A su vez, los productos de “desayuno y merienda” cayeron 5,5% y los de “higiene y cosmética” y las “bebidas sin alcohol”, 4,8%. Por su parte, las bebidas con alcohol son las que mostraron la mejor performance en marzo, con una caída de apenas 1% respecto del mismo mes del año pasado.

Desde el sector, igualmente, mostraron cierto optimismo. El director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan “Vasco” Martínez, aseguró esta semana en declaraciones a radio Led que “la comparación de los primeros diez días de lo que va de abril contra los mismos días de marzo pasado muestran un repunte intermensual interesante”. Además, planteó que se “nota una desaceleración en los precios”, entre los que destacó los valores de la carne.

En otro orden, un 42% de los consumidores consultados por “Crónica” en su cuenta de Twitter @crónicaweb optaron por las “carnes” como el producto que más resignaron en tiempos de pérdida de poder adquisitivo. En segundo lugar quedaron las gaseosas, que concentraron el 31% de los votos como un típico producto prescindible a la hora de las comidas. Por último, los quesos (15%) y las galletitas dulces (12%) fueron los menos votados.

Respecto de la carne, en 2016 el mercado interno dejó de consumir 81.000 toneladas, lo que significó una caída del 3,2% en relación con 2015, según datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra). Esto se traduce en el consumo anual de carne vacuna por habitante, que de 59,6 kilogramos en 2015 pasó a 57,1 kilogramos, es decir, cada habitante dejó de consumir 2,5 kilogramos.

Paralelamente, según un relevamiento de la consultora CCR, la mayor caída interanual registrada en febrero se observó en las bebidas sin alcohol, que se desplomaron 10,8%.

Los cambios de hábitos en el consumo y el desplome del sector alimenticio responden a la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores, que el año pasado sufrieron una merma cercana al 6 por ciento promedio.

Por ejemplo, los porteños perdieron cerca del 9% de su poder adquisitivo. El número surge de del ingreso medio de la población con ingresos, que en 2016 alcanzó los $15.910, un 31,8% más que el año anterior pero con un aumento promedio de los precios punta a punta del 41%, de acuerdo con los datos difundidos por la Dirección de Estadística y Censos de la ciudad.

Una decisión que impactará de lleno en el consumo es la reciente suba de la tasa de interés que aplicó el Banco Central. En busca de controlar una inflación que no cede, el titular de la entidad, Federico Sturzenegger, resolvió aumentar la tasa de 24,75% a 26,5%, incentivando la inversión financiera por encima de, por ejemplo, la generación de nuevos puestos de trabajo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s