Horacio Rodríguez Larreta mantiene un ritmo de gasto cansino y posterga programas y proyectos.

Entre enero y marzo de 2017, el Gobierno porteño devengó apenas el 18 % de su presupuesto para este año. Con importantes áreas subejecutadas, como vivienda y educación, y en sintonía con 2016,

Horacio Rodríguez Larreta sigue ahorrando plata. Es que las cifras oficiales de la gestión de su segundo año al frente de la Ciudad, que corresponden al primer trimestre de 2017, arrojan resultados escuetos en cuanto a la proporción de los gastos efectuados entre enero y marzo del período que corre.

nuevaciudad

El balance es prácticamente un calco del realizado en los primeros meses de 2016. Los números indican que el Gobierno porteño ejecutó el 18,61 % de su partida presupuestaria total, que asciende a $ 206.325.245.354. Así, con importantes subejecuciones en áreas clave, como infraestructura escolar y programas de vivienda y desarrollo social, el Ejecutivo no logró aproximarse a la cifra del 25 %, que representa el ideal a esta altura del año.

A diferencia de lo que sucedió en el primer trimestre del 2016, donde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte era uno de los que mejor gasto presentaban, esta vez el asunto dio un giro de 180 grados. Es que la cartera que conduce Franco Moccia es la que más se aleja de una ejecución acorde: devengó sólo el 10,48 % de su partida. De allí se desprenden subejecuciones pronunciadas. Por ejemplo, se gastó sólo el 13,78 % del área de Infraestructura Urbana, mientras que la Dirección General de Tránsito y Transporte erogó na-da más que el 6,01 % de su presupuesto.

En tanto, el Ministerio de Modernización, Innovación y Tecnología, a cargo de Andy Freire, presenta la segunda subejecución más notoria, con un gasto del 14,40 % del monto que administra. En este caso, se destaca la lenta erogación en el proyecto del Ecoparque, cuyo gasto presupuestario as-ciende sólo al 8,16 %.

Como contrapartida, la cartera de Ambiente y Espacio Público, que funciona bajo el ala de Eduardo Macchiavelli, es la que mejores cifras arrojó al cierre del primer trimestre, ya que ejecutó el 24,82 % del dinero que maneja. Igual, tiene algunas áreas con un gasto escueto, como Tratamiento de Re-siduos Sólidos Urbanos (15,17 %), la Dirección general de Cementerios (11,91%) y la Agencia Ambiental (18,67 %).

El Gobierno porteño, que en su discurso ha sido y es muy contundente en cuanto a la necesidad de lograr la in-tegración social, sigue en deuda en cuanto a lo devengado en esa materia. Por caso, el Instituto de la Vivienda, que funciona bajo el mando de Juan Ignacio Maquieyra, y que tiene a cargo varios programas de urbanización, gastó apenas el 2,94 % de su partida presupuestaria. La subejecución incluyó recortes en el área de Reintegración, Integración y Transformación de Villas y en la de Rehabilitación de La Boca.

Otro de los tópicos importantes en los que suele haber subejecuciones es en Educación. Y esta vez no fue la excepción. Si bien la cartera que conduce María Soledad Acuña presentó cifras generales aceptables (ejecutó el 21,15 % de su partida presupuestaria), se di-visa un gasto muy lento en Infraestructura Escolar (9,82 %). Además, el dato saliente pasa por la diferencia existente entre las áreas de Educación de Gestión Estatal y Gestión Privada. Mientras en la primera se ejecutó nada más que el 11,55 % del dinero que tiene asignado, en la segunda se devengaron montos de forma impecable y se llegó al 25,11 %.

Por su parte, los otros dos ministerios de gran envergadura, como el de Salud y el de Seguridad y Justicia, también tienen puntos flojos a considerar dentro de sus partidas. El primero, que maneja Ana María Bou Pérez, presentó una buena ejecución general (20,64 %), pero algunas flaquezas a tener en cuenta, como que sólo se haya gastado el 8,16 % del dinero destinado a Infraestructura y Equipamiento.

La cartera que maneja Martín Ocampo, en tanto, devengó poco más del 18 % de su monto total, y subejecutó áreas, como la Agencia Gubernamental de Control y la Dirección General de Seguridad Privada.

En las cifras de la Jefatura de Gabinete (erogó solamente el 5,91% de su partida), cuyo titular es Felipe Miguel, se evidencian falencias en el gasto presupuestario de algunas áreas que funcionan bajo su órbita. La más notoria yace en la referida a obras de Infraestructura Comunal. Allí, se erogó solamente el 1,74 % de los casi 120 millones de pesos que hay para gastar.

En relación con el universo de las comunas, la subejecución asoma como un denominador común. Es que ninguna de las 15 secciones de la Ciudad alcanza siquiera un 10 % del presupuesto ejecutado, salvo la 5. En ese sentido, la comuna que integra a los barrios de Boedo y Almagro es la que presenta cifras más altas, al haber gastado el 12,87 % del dinero que tiene asignado. Por su parte, la Comuna 8 de Villa Soldati, Lugano y Villa Riachuelo, presidida por Eva Ferraro, es la que menos ejecutó: apenas el 2,84 % de su partida, que resulta la más caudalosa de to-das las comunas, al atravesar la barrera de los 200 millones de pesos.

En sintonía con lo ex-puesto a esta altura en 2016, Horacio Rodríguez Larreta transita caminos casi idénticos en el 2017. Por su parte, lejos de apresurarse en la ejecución, su segundo año de gestión presenta flaquezas por demás evidentes en el gasto presupuestario. Por lo menos, hasta ahora.

Fuente: Revista Que


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s