“Clarín en 18 meses obtuvo más que en los últimos 40 años

Lo afirma Gustavo Lòpez, precandidato a diputado nacional por la lista Unidad Ciudadana en el frente Unidad Porteña. 

Con una raíz en la Unión Cívica Radical que lo llevó a participar orgánicamente en sus filas hasta la constitución del partido FORJA, Gustavo López hace años que forma parte de aquellos sectores por fuera del peronismo que apoyaron al ciclo político de gobiernos kirchneristas y se mantuvo en esa posición tras la derrota electoral de 2015.

Abogado y periodista, en las elecciones distritales de 2015 fue uno de los siete precandidatos a Jefe de Gobierno por el Frente para la Victoria, lugar que finalmente obtuvo mediante las PASO Mariano Recalde.

eldivan

Para estas elecciones ha sido elegido como sexto candidato a diputado nacional en la lista Unidad Ciudadana, en el frente Unidad Porteña.

El Diván Noticias dialogó mano a mano con él, en pleno desarrollo de la campaña.

-¿Por qué “así no vamos bien”?

-La verdad que el país no tenía necesidad ni la sociedad tenía por qué soportar un ajuste semejante. Se trata de una injusticia en términos sociales. El laburo que se pierde no se recupera. El trabajo que se ha creado es de emprendedurismo. Cuando uno analiza las estadísticas, esto es el parripollo de los noventa, ahora es la cervecería artesanal del siglo XXI. Se ha degradado el empleo, hay mucho emprendedurismo y hay poca contención. Y yo creo que este es un problema grave, porque no vamos bien por el endeudamiento externo, por la fuga de capitales, por la pérdida del poder adquisitivo del salario y la pérdida del empleo. Desde Unidad Ciudadana venimos a tratar de expresar esto. Lo primero que le pedimos a los conciudadanos es que vote oposición. Y somos nosotros la oposición. Pero si no nos quiere votar a nosotros, vote a cualquier otro que usted crea que sea oposición, porque es la única manera de frenar lo que va a hacer mucho daño en el futuro a la Argentina.

-¿Por qué eligieron el lanzamiento en Recoleta?

 -Fuimos a un lugar emblemático de sectores que no representábamos o que no nos votan, para decir que el problema termina siendo de todos. El problema es que el que tiene mucho, si el país no funciona, no sirve, no le alcanza porque no hay un proyecto individual para salvarse, sino que los proyectos son colectivos. Todos vivimos mejor si a todos nos va mejor.

-¿Cree realmente que el resultado electoral de octubre cambiará las políticas que lleve adelante en los dos próximos años el gobierno de Mauricio Macri? Si uno analiza el Congreso de la Nación, más allá de las diferencias de guarismos que puedan haber finalmente, la composición no cambiará sustancialmente. Incluso, con respecto a 2013 el frente Cambiemos no debe renovar muchos escaños en la provincia de Buenos Aires.

-Yo creo que sí por lo siguiente. El PRO gobernó con una minoría escasa. Sin embargo, gobernó cómo si hubiera tenido mayoría. Porque hubo un realineamiento -en nombre de la gobernabilidad, que es falso, será en nombre del “carpetazo”, en nombre del “sanguchito”, en nombre de lo que sea- hubo un giro de sectores que entraron por la oposición, pero que se hicieron oficialistas. Un triunfo de la actual oposición volvería, desde mi punto de vista, a realinear las cosas en el Congreso. Esto es, no variaría mucho cuánto tiene cada uno, pero variaría el sistema de alianzas con el que cuenta cada uno. Cómo es posible que el Frente para la Victoria, con 42 senadores sobre 72, haya votado todo a favor del gobierno y Macri con cuatro senadores haya gobernado como si hubiera tenido mayoría. Yo creo que un triunfo de Cristina en la provincia, una buena elección nuestra, puede hacer realinear esas mayorías en el Congreso.

-Nombró a Cristina Fernández de Kirchner, ¿cree que la lectura de la elección será en base al resultado electoral en provincia de Buenos Aires, como pasó en las elecciones de medio término de 2005, 2009 y 2013?

-En términos políticos, sí. No en términos jurídico-numéricos. Porque hay unos quince distritos que tenemos el resultado cantado y no modifica nada eso. Ahora, que Cristina gane en la Provincia, pero que Macri pierda en la Provincia, eso provoca un movimiento político. Eso es lo que nosotros queremos provocar. Que el gobierno tome conciencia que la gente no avala el ajuste. No es que el gobierno, necesariamente, cambia de política, pero sí va a cambiar la relación de fuerzas.

-Dijo que hay distritos en los que ya se sabe el resultado. Uno de ellos es la Ciudad de Buenos Aires. ¿A qué atribuye esa predominancia electoral consecutiva desde 2005 del PRO?

-Primero, yo lo atribuyo a la crisis del progresismo porteño con la caída de Ibarra. Eso ha generado el hueco, la posibilidad de que el macrismo con una estética nueva y un lenguaje tapado, digo, es la misma derecha que Alsogaray, ideológicamente hablando, pero estéticamente y políticamente se expresa de otra manera. Entonces, con la penetración de la idea del cambio, en realidad el cambio fue la marcha atrás. Nosotros, sabiendo la consolidación del PRO en la Ciudad de Buenos Aires, por lo menos en esta elección, lo que procuramos es recuperar el segundo lugar y a partir de allí hacer el escalón necesario para generar un gran frente antiliberal en la Ciudad de Buenos Aires donde nosotros podamos ser el eje convocante. Después discutiremos quiénes son los candidatos. Pero la idea es tener una política distinta para la Ciudad de Buenos Aires.

ç-Por último, como ex interventor del COMFER, ¿qué le parece la fusión del Grupo Clarín con Telecom y las políticas que llevó adelante el actual Gobierno en materia de comunicación?

-Lo que ha obtenido Clarín en este año y medio de gobierno no lo obtuvo en los últimos 40 años. Si bien el proceso fue paulatino, lo que ha significado la derogación de la ley de medios, la modificación por decreto de lo que tenían que vender, darle Nextel, darle el 4G, darle Telecom a Fintech y después permitir la fusión, ha creado la empresa más grande de teléfonos y comunicación social de la Argentina. Si se llegara a constituir otra igual, tenemos un duopolio, es decir, dos empresas monopólicas, al igual que se tenía con Telecom y Telefónica, la diferencia es que acaparan todas las nuevas tecnologías, es muy grave porque atenta contra la libre circulación de la información. Y creo que el sistema político está hipotecando su futuro porque cada vez va a depender más de los dueños de las pantallas. Un error estratégico.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s