Murió Carmen Lapacó, Madre de Plaza de Mayo

Scroll down to content

Además era fundadora del CELS. Sus compañeros la despiden con el texto que reproducimos aquí.

“Esta mañana nos dejó la querida Carmen Aguilar de Lapacó. Recibimos la noticia y las palabras más dichas fueron “era una mujer extraordinaria”. La historia del CELS está unida a la de Carmen, una de sus fundadoras.

Carmen-Lapacó-650x433

La noche del 16 de marzo de 1977, Carmen y su hija Alejandra, de 20 años, fueron secuestradas por un grupo de hombres armados, junto con la pareja de Alejandra, Marcelo, y un primo de ella, Alejandro. Los pusieron contra la pared del pasillo, los identificaron con una lista, los interrogaron, les vendaron los ojos con pañuelos, revisaron y robaron en el apartamento. Los llevaron al centro clandestino de detención Club Atlético, donde fueron torturados. Tres días después, Carmen y Alejandro fueron liberados en la zona de La Boca. Alejandra y Marcelo continúan desaparecidos.

Carmen tenía 53 años y comenzó la búsqueda de Alejandra y una lucha que no se detuvo en cuarenta años por justicia. Primero se acercó a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, un lugar ineludible del recorrido de los familiares de víctimas para hacer denuncias por desaparición. Un día de 1979 estaba en la Plaza de Mayo. La tristeza en su rostro era tanta, que Tita Maratea y Chela Mignone se le acercaron y le preguntaron si tenía un familiar desaparecido.

Al poco tiempo de ese encuentro se fundó el CELS, con Carmen como tesorera, secretaria y “che pibe”, como contaba. Carmen no tenía militancia previa, daba clases en un secundario y había enviudado hacía unos años de su esposo periodista. Había nacido en San Juan, como Alejandra. A partir de su trabajo en el CELS, se vinculó con la otra organización de la que fue referente, Madres de Plaza de Mayo.

Quienes fundaron el CELS tenían hijos desaparecidos. Carmen era muy amiga de Emilio Mignone, pero recordaba haber visto llorar a Boris Pasik por su hijo Gustavo, desaparecido a los 19 años.

El caso de Alejandra Lapacó, impulsado por Carmen y el CELS, propició los Juicios por la Verdad. Inició un recorrido en la justicia argentina que llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La Corte demoró dos años en contestar en catorce renglones que los familiares de las víctimas de la dictadura militar no tenían derecho a saber qué había pasado con ellos.

En octubre de 1998, Carmen presentó –con el patrocinio de todos los organismos– una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por la violación del derecho a la verdad. En 1999, el Estado argentino firmó un acuerdo de solución amistosa en el caso Lapacó y se comprometió en llevar adelante los Juicios por la Verdad. Carmen, de un modo genérico, decía “tuve muchos juicios”. Dejó su testimonio en la Conadep, ante la CIDH, en los Juicios por la Verdad y el último, en un tramo del juicio por el circuito de centros clandestinos Atlético-Banco-Olimpo.

Para todo el equipo del CELS, Carmen era una referente fundamental y nuestra biblioteca lleva su nombre. Solíamos organizar encuentros con ella solo para escucharla contar relatos y lecturas sobre la actualidad. En ella historia de la lucha por los derechos humanos y vida privada iban juntas. Sobre todo, tenía un gran sentido del humor, era afectuosa y su sonrisa era una bienvenida para las nuevas generaciones. Aunque ya no la tengamos presente, nos queda su legado.”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: