Liniers, una terminal insegura e incómoda que cada vez opera con más micros

Scroll down to content

Habilitada como parador, funciona como una pequeña Retiro en la que prestan servicio 70 empresas.

Es hora pico de un día de semana en la segunda estación de micros más importante de la Ciudad y todo transeúnte tiene el mismo problema: aquí adentro no se pueden dar dos pasos seguidos. A pesar de no ser temporada alta, constantemente hay que esquivar bolsos y pasajeros parados o apoyados sobre el piso. Además de la falta de espacio, las opciones para sentarse son muy pocas: las sillas de dos bares y los ocho bancos de esos que se colocan en las plazas porteñas. Poco teniendo en cuenta que desde aquí parten a diario ómnibus de más de 70 empresas.

H1y6FSJMf_930x525

En realidad, “Liniers” es un parador y no una terminal. Funciona hace 30 años y es, por la cercanía, una buena opción para los vecinos de la zona sur de la Ciudad. Lo mismo para los del Oeste del Conurbano, que llegan en el ferrocarril Sarmiento y caminan los 300 metros de distancia que los separa de la estación. Podría decirse que está “en la otra punta” de la terminal de Retiro, y que es la única otra opción de la Capital.

En la web institucional se la presenta como “Parador intermedio de ómnibus de larga distancia, a destinos de Argentina y de países limítrofes”. A pesar de eso, maneja números de una terminal: se estima que hasta el 31 de diciembre partirán algo más de 8 mil servicios, nacionales e internacionales. Poco comparado a los casi 28 mil que saldrán desde Retiro. Pero muchos para ser un parador.

En 2010 la Dirección General de Control del Gobierno de la Ciudad le labró un acta por no ajustarse a lo habilitado en el expediente 71534/06,” desarrollando actividades de estación intermedia sin permiso”. Y otra por “no exhibir documentación reglamentaria (plano de habilitación) ni inscripción a la ley 1356 de contaminación atmosférica. Ninguna de las dos actas fue resuelta. La habilitación del parador depende del Gobierno Nacional.

Durante días, por la mañana y por la noche, Clarín recorrió el parador y sus calles adyacentes. El poco espacio para los pasajeros es sólo una de las problemáticas. Falta ventilación (apenas hay dos ventiladores por sector), comodidades para sentarse y sobre una parte de las plataformas sólo hay sombra mientras los micros quedan estacionados.

HJFI9SkMM_720x0

Otro asunto es la inseguridad. El lunes 4, por la noche, este diario observó a un hombre armado con una cuchilla en la esquina del parador. Estaba como a la expectativa de encontrar alguna víctima. La cercanía con la General Paz y la oscuridad de sus calles la convirtieron en una zona históricamente peligrosa, donde hace años son comunes los arrebatos de carteras, cadenas o relojes y el robo de celulares. Prueba de eso son los reiterados allanamientos a locales de la zona dedicados a la compra y venta de teléfonos móviles. “Las empresas atienden al público hasta las 21. Después de eso, no queda nadie acá”, dice un vendedor ambulante del parador. “Esa es la peor hora. La gente no espera afuera porque cree que adentro es más seguro, pero no hay seguridad”, afirma.

La que peor la pasó es Nieves María Lizarazu Cabrera. La noche del 2 de diciembre de 2016, dos ladrones la corrieron para asaltarla. La empujaron hasta tirarla del puente que une Ciudadela y Liniers. Cayó del lado porteño, a 200 metros del parador. Inconsciente, le quitaron el celular y otras pertenencias. Pasó tres meses en terapia intensiva y aún hoy se recupera en el hospital Santojanni. Durante los días que Clarín recorrió la zona, no encontró efectivos policiales dentro del parador de ómnibus.

El tránsito es un grave problema para toda la Ciudad, pero aquí aumenta por distintas razones: la General Paz se carga en ambos sentidos. Por los mayoristas que abundan del lado de Ciudadela y las camionetas que se acercan para cargar y descargar. Algo parecido ocurre con el mercado que hay sobre colectora, a cien metros del parador. Los camiones que traen verduras generan un paso lento, que complica a los pasajeros para llegar a horario.

A todo eso hay que sumarle los autos de las tres remiserías que rodean la manzana y frenan en doble fila. También los que se acercan a los locales de encomiendas de la cuadra y a las cuatro entradas que tiene el parador. Además, están los vendedores ambulantes que ocupan las veredas y los trapitos que cobran los pocos espacios libres para estacionar. Algunos de los servicios que se anuncian desde Retiro pueden llegar a tardar hasta una hora y media para levantar pasajeros en Liniers. Lo que hace que sea muy difícil saber el verdadero horario de llegada a destino.

Se demora la licitación para renovar Retiro

A tres meses de la presentación de ofertas para la nueva concesión de la terminal de Retiro, el Ministerio de Transporte de la Nación aún no ha emitido el dictamen de calificación del Sobre 1 (propuesta arquitectónica y antecedentes), para luego pasar a analizar las ofertas económicas . Como adelantó Clarín, hay cuatro oferentes, de los que dos tendrían chance de quedarse con el negocio. Uno de ellos es TTA S.A., la empresa también dueña de Dellepiane y que conformó una oferta asociada a Microsoft y Howard Johnson. En Transporte mirarían con mejores ojos al otro oferente, TH Services, del grupo Neuss, que en la Ciudad obtuvo la concesión de la VTV.

Fuente: Clarín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: