Cristina aseguró que sufre persecución judicial y pidió apartar a Bonadío

Presentó un escrito en la llamada “causa de los cuadernos”, el juez habría decidido su procesamiento y detención preventiva antes de la que senadora se presente en Tribunales

“A partir de la asunción del Ing. Mauricio Macri como Presidente de la Nación he sido sometida a una múltiple persecución judicial, sólo comparable a aquella que se llevó a cabo en tiempos en que se encontraba suspendida la vigencia de la Constitución Nacional.
Aunque parezca mentira, se pretendió judicializar hechos que tienen que ver con la política económica adoptada durante los gobiernos que tuve el honor de presidir, el manejo acordado a las relaciones internacionales de la Argentina con terceras naciones y los criterios de asignación de obra pública fijados, como establece la Constitución Nacional, por las leyes de presupuesto votadas anualmente por el Congreso de la Nación.
Para que la maniobra persecutoria fuese eficaz y rinda sus efectos ante la opinión pública, en todos los casos se ha conectado a tales actos de naturaleza política con maniobras de lavado de activos, enriquecimiento ilícito y otros presuntos hechos de corrupción en los cuales, para infringirme un mayor daño, fueron imputados mis hijos y otros miembros cercanos de mi familia.
Todo ello, bajo la cobertura de un gigantesco aparato de propaganda montado por los medios de comunicación hegemónicos cuyos intereses mezquinos habían sido puestos en riesgo a través de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que fuera impulsada y sancionada durante mi administración”. Afirma la ex presidenta en el escrito que fue presentado hoy en Comodoro Py y luego difundido para la prensa y el público en general a través de sus redes sociales.

En otro párrafo Cristina directamente acusa a Bonadío de parcialidad: “Así las cosas y sin perjuicio de los planteos efectuados por mi defensa, resulta inconcebible que Bonadío, colocándose nuevamente el traje de juez enemigo, me fabrique una nueva causa en la que se me imputa otra vez la conducta de asociación ilícita por la que se me persigue en los procesos que mencionara en el punto anterior”.

Sobre la causa de los cuadernos, además de negar terminantemente los hechos asegura que: “Todo ello se había iniciado, según nos contaron, a raíz de la información que aparecía en unos supuestos cuadernos que habría confeccionado de manera harto llamativa Oscar Centeno, un ex militar que supuestamente venía trabajando como chofer para un funcionario del Ministerio de Planificación, quien le habría entregado este material a Jorge Bacigalupo, un sargento retirado de la Policía Federal Argentina, entre cuyas cualidades se destaca no solo tener un odio acérrimo hacia el peronismo, sino también la justificación de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar”.

Finalmente realiza una evaluación política de la persecución: “Para que se entienda, estamos ante una nueva clase de magistrado: el juez enemigo, actor principal del lawfare, doctrina que se despliega a nivel regional como una nueva forma de eliminación y/o supresión de todo aquel dirigente, fuerza o movimiento político que se considere pone en riesgo el status quo sudamericano, que ahora se caracteriza por un fuerte retroceso en materia de derechos, conquistas y avances sociales logrados en el continente durante la primera década y media del siglo XXI.
A diferencia de las últimas dictaduras que asolaron la región en la segunda parte del siglo XX y que se manifestaban eliminando físicamente a sus adversarios, en un novedoso y aceitado engranaje mediático-judicial se recurre ahora a la estigmatización, al juzgamiento de los medios y a la confirmación en sede judicial con un resultado: la eliminación política”.

En otro escrito, Fernández de Kirchner recusó a Bonadío:
“Promoción de denuncias penales y juicio político antes del inicio de la causa.
Como es sabido, el instituto de la recusación tiene por objeto garantizar el adecuado ejercicio de la función jurisdiccional y asegurar un servicio de administración de justicia imparcial e independiente. A tal efecto, el código de rito enumera en su art. 55 una serie de circunstancias objetivas que obligan al magistrado a apartarse del conocimiento de la causa, toda vez que ellas denotan per se su ausencia de equidistancia frente al caso y/o las partes”

1. Se tenga por presentada en tiempo y forma esta recusación (art. 60, CPPN), incorporándose la prueba acompañada.
2. Se inhiba de seguir entendiendo en la causa o, en caso contrario, remita este escrito de recusación a la Cámara de Apelaciones a fin de que resuelva el planteo (cfr. art. 61 del CPPN).
3. Por razones de economía procesal y a efectos de evitar nuevas nulidades, se abstenga de intervenir en la causa hasta tanto la recusación sea resuelta por sentencia firme (cfr. art. 62 in fine del CPPN).
4. Dada la naturaleza constitucional de los agravios que dan lugar a esta planteo, se tenga presente la reserva del caso federal efectuada.
Proveer de conformidad,
SERÁ JUSTICIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s