[crisis en Boca] La derrota en el superclásico puede terminar con la hegemonía macrista

En el club de la ribera temen que la oposición se una atrás de Riquelme para sacar definitivamente a Macri y Angelicci. 

La derrota de Boca contra River en la superfinal de la Copa Libertadores podría ser el principio del fin de la larga hegemonía de Mauricio Macri en el club, que ahora enfrenta el riesgo de que la oposición se una detrás de la figura de un ídolo de los hinchas: Juan Román Riquelme.

No sólo se trata de un golpe duro para Angelici sino también para el propio Macri, que arrancó con su poder en Boca en 1995. Por eso, también podría ser un impulso para que se decida a lanzar al vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, que goza de su máxima confianza.El Presidente no atraviesa su mejor momento con Angelici. “No lo va a entregar, pero se le vienen días difíciles. Llevó a la Argentina a un papelón”, contaron fuentes de Cambiemos al tanto de esa interna áspera.

Es que tal era la necesidad del Tano de ganar este superclásico que incluso se habló de un intento de conspiración para anular los puntos de River en una negociación con la Conmebol. Se trataba del partido clave, el que “no podía perder”, pero todo salió mal y terminó complicando a Macri a días del G20.

La continuidad de Angelici comenzó a ponerse en duda sobre todo desde que le surgió un competidor taquillero en la sucesión del club. Riquelme, el máximo ídolo de los hinchas, le viene como anillo al dedo al sector antimacrista que encarnan Víctor Santamaría, Santiago Carreras, Amor Ameal, Carlos Beraldi y la Agrupación Azul y Oro en Boca.

En rigor, aquel sector nunca logró tener chances reales contra el PRO en Boca, pero ve en la figura de Riquelme una oportunidad para golpear a Macri y Angelici en la conducción.

Angelici buscaba dar el salto al plano partidario a través de la UCR porteña, en un intento de emular la carrera de Macri cosechando éxitos deportivos internacionales que lo hicieran competitivo para lanzarse. Su primera escala: convertirse en el titular del radicalismo capitalino, donde milita desde su juventud.

El escándalo desatado por el River-Boca lo golpeó como no habían podido las decenas de ataques de Elisa Carrió, su máxima enemiga en Cambiemos. Las pedradas al micro de Boca se llevaron puesto a Martín Ocampo, uno de sus hombres de mayor confianza y que estaba a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad y profundizaron la grieta con el Presidente.

La contracara del desconcierto de Boca es que la victoria de River potencia las aspiraciones políticas de Rodolfo D’Onofrio, que llevó al club del descenso al éxito y desde hace tiempo quiere dar el salto, también con una fuerte oposición a Macri y con guiños al peronismo.

Fuente: La Política On Line

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s